Los hijos representan la unión de sus padres.

En los hijos, padre y madre están en una unión inseparable.

Por lo mismo el padre no puede mirar a sus hijos sin ver en ellos simultáneamente a la madre y no los puede amar sin que ame en ellos, al mismo tiempo a la madre y eso también vale para la madre. La madre no puede mirar a los hijos sin que en ellos, al mismo tiempo vea al padre y que ella al mismo tiempo también ame al padre.

 

El amor de los hijos 

Todos pertenecen por igual. Todo olvidado o excluido será representado por uno más joven para ser visto por los padres, y por el resto del sistema familiar. Por lo que los hijos ven a los excluidos que sus padres no ven. 

Y lo ven a través de cualquier comportamiento anómalo. 

Mientras son dependientes de los padres sólo pueden vivir la pertenencia a su familia, la adhesión incondicional a los valores y hábitos de los padres. Sólo pueden imitarlos. Ahí es dónde aprenden la buena conciencia que da pertenecer, y que el rechazo de todo lo que no pertenece es bueno, aumenta la seguridad de pertenecer y aumenta la buena conciencia. 

El hijo ama a los dos padres por igual, si la relación entre estos padres no fluye, el hijo compensa el desorden con su comportamiento: con pesadillas, mal comer, fracaso escolar, mala salud… 

No hay hijos difíciles. Hay sistemas difíciles, algo que en sus familias está desordenado. El principal desorden en una familia es la exclusión o el olvido de uno de sus miembros. ¿Qué hace entonces el niño difícil? Pues mira a los que están excluidos u olvidados. En cuanto este olvidado es reintegrado a la vista, los hijos se encuentran aliviados. 

He observado por ejemplo que los niños hiperactivos, estos niños intranquilos, miran a un muerto que es ignorado por la familia. Por esto he pronunciado la frase que asombra a muchos: todos los niños son buenos. Esto se puede demostrar muy bien en una constelación. A esta frase he añadido algo más: sus padres también- como niños. 

Bert hellinger.

¿Qué te llevarás con este taller?  COMPLETAR

Podrás ver representado en tu constelación y en todas las de tus compañeros de clase, muchos de los patrones que acostumbran a generar síntomas, tanto en tus hijos como en ti cuando eras hijo, por eso mismo, no hace falta que seas madre/padre para asistir a este taller, también puedes hacerlo si quieres hacer tu constelación para poner en orden aquello que en tu infancia no pudiste integrar. 

En Constelaciones también contemplamos a las personas que por alguna circunstancia no han podido, o han decidido no ser madre/padre y entendemos que sus hijos también pueden ser sus proyectos. 

Así es que tanto si tienes dificultad en tener hijos o llevar adelante tus proyectos, éste puede ser un buen módulo para ti. 

Las Constelaciones familiares tienen el poder de hacer consciente aquello que está actuando en oculto y al verlo lo puedes reconciliar y eso ayuda a los niños a tener una infancia feliz que se proyectará en el futuro de hombres y mujeres capaces de cumplir con su misión de crear realidad propia. 

 

Temario

  • Los hijos.
  • Los hijos representan la unión de sus padres.
  • El orden de nacimiento.
  • Madres solteras. Hijos ilegítimos. Inseminaciones.
  • El proyecto sentido.
  • Relaciones anteriores de los padres.
  • Hijos de padres divorciados.
  • Hijos adoptados.
  • Abortos espontáneos. Abortos provocados.
  • Cuando la madre muere en el parto.
  • Morir en lugar de otros.
  • La expiación. 
  • No podemos tener hijos.
  • La fidelidad a los padres.
  • Frases sanadoras. Visualizaciones.
  • Movimientos sistémicos y constelaciones.
  • Puesta en común y comprensión de los movimientos vistos en las constelaciones.