¿EN QUÉ CONSISTE UNA CONSTELACIÓN FAMILIAR?

LA CONSTELACIÓN FAMILIAR

Una Constelación es aquello que nos pasa todo el tiempo cuando nos relacionamos.

Cuando entro en mi casa y están los miembros de mi familia, al acercarme donde están ellos, si lo hago con atención ya estoy percibiendo si algo anda mal. 

La Constelación nos da la posibilidad de dilucidar esa serie de eventos que han sucedido en la familia y que han generado que los descendientes no se puedan sentir bien internamente y expresan externamente la disfunción que no podría ser vista y reconciliada de otra forma.

Mirando las dinámicas familiares podemos sanar los desacuerdos y agravios anteriores y al hacerlo, los estados emocionales y mentales de los afectados mejora notablemente. 

¿CÓMO FUNCIONA?

La terapia se desarrolla en el seno de un grupo. Los miembros del mismo se sitúan formando un círculo.

El interesado informa al facilitador sobre el tema a tratar y el facilitador le pregunta sobre los antecedentes familiares ¿separaciones, muertes tempranas o traumáticas, abortos, suicidios, exclusiones familiares, desheredados, hijos nacidos fuera del matrimonio…? etc.

A continuación, el interesado elige de entre el público asistente a aquellos que van a representar a los distintos miembros de su familia y los sitúa en el centro del círculo.

A partir de ese momento, las personas elegidas que representan a los familiares (mientras están en la Constelación) empiezan a actuar desde la percepción de las emociones que causaron el desequilibrio familiar.

La Constelación se va desarrollando en silencio y dejándose llevar por un movimiento lento que ayuda a los asistentes a percibir el campo que se expresa por el solo hecho de convocarlo y poner atención.

¿A QUIÉN BENEFICIA?

Beneficia a quien solicita la terapia, a su familia y también a los que participan en el grupo, como representantes de la misma dentro de la sesión (por ello es tan beneficioso el asistir y colaborar).

Cada Constelación Familiar es una lección de vida.